domingo, 10 de mayo de 2009

Como desconquistar a una mujer

Y estoy solo, como la mayoría de las noches de mi vida, y estoy tratando de no pensar en lo que hice, lo que deje de hacer, solo fui yo, o el intento más cercano.

Quizá no debiera preocuparme, quizá solo fui un rato, reconozco, la cague, y de la chingada, quizá esta tristeza sea tan fuerte como para acordarme de no volver a equivocarme.

Pero tenía tantas ganas, en el recuentro, del olvido y de tus besos, de tu carne, de una esperanza.

La verdad no se qué paso, no me gustas, aunque cada vez que te veo te siento más hermosa, rara contrariedad, o si me gustas y no lo acepto, o no me gustas y quiero pensar que si.

Después de aquella noche de besos por todas partes y toqueteos P….., pensé que esta sería la noche de mi entrega, en que te vería, ahora sí, completamente desnuda, abriendo, cerrando tus ojos, y después tu sobre de mi, penetrando la barrera del perdón, del desencuentro, del mundo falso, abriendo el cielo, el gozo, el pecado, el olvido, a la luz…

Pero no hubo nada, una noche triste, unos cuantos alcoholes, un funk que no me gusto del todo, tu dolor de estomago y mis dolores de toda la vida…

1 comentario:

Cinnamon/Gothik Doll dijo...

¿Amigovios?? ¿O solo lo que implica sin ser amigos ni ser novios?